Esto no es histórico, es verdad

Amaro González de Mesa

Burgos, 2000

ISBN: 84-87528-15-5

232 páginas

16,83 € 

   

 

 

     
El Autor

Como dice en el autoprólogo el autor, en este libro recoge un manojo de recuerdos de sus “andanzas por esos mundos de Dios”. Quiso la suerte que le tocase estar en puestos claves en momentos  críticos, como fueron en la Santa Sede, durante el Concilio Vaticano II, en Rabat en el momento de la Marcha Verde y en Méjico, donde reabrió nuestra Oficina Oficiosa y negoció la reanudación de relaciones diplomáticas, interrumpidas durante cuarenta años.  De su paso por estos puestos y por otros nos relata interesantes episodios, de valor para la Historia o, al menos para la pequeña historia, con una prosa sencilla y directa, exenta de toda solemnidad, y entremezclada con divertidas anécdotas, que, sin duda, harán en más de una ocasión sonreír al lector.

   

Natural de Oviedo, en cuya Universidad se licenció en Derecho. En 1951 ingresó en la Carrera Diplomática. Prestó servicios en el Consulado General en Marsella y en las Embajadas en San José de Costa Rica, Santa Sede, donde le tocó vivir todo el período del Concilio Vaticano II. Tras una estancia en Madrid, en el Ministerio de Asuntos Exteriores, pasó, como Ministro Consejero, a la Embajada de España en Rabat. Durante los cuatro años que permaneció en esa Representación se produjeron constantes crisis en las relaciones hispano-marroquíes, que culminaron con la Marcha Verde. De ahí pasó a Méjico con la misión de reabrir nuestra Representación oficiosa en ese país, cerrada, tras las ejecuciones de septiembre de 1975 y de negociar el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Méjico, interrumpidas desde la Guerra Civil de 1936. Cumplida la misión fue designado Director General de Relaciones Culturales, cargo que desempeñó durante cinco años. En 1983 fue nombrado Embajador en Venezuela, donde concluyó su carrera.